Select Page

No todo el mundo tiene el mismo estilo de liderazgo, pero existen formas de descubrir el tuyo y convertirte en el líder más efectivo posible. Muchos estudios se han realizado para ayudar a determinar como las personas lideran y aprenden de acuerdo a su tipo de personalidad

El primer paso es practicar el autoconocimiento y preguntarte a ti mismo acerca de tus fortalezas y debilidades. Mientras más honesto seas, mejor. ¿Qué es lo que te apasiona sobre, los resultados finales vs el progreso y las fechas límite? ¿Como describen las personas a menudo tu ética de trabajo y tu persona? ¿Como se sabe que manejas el estrés y numerosas situaciones imprevistas? ¿La mayoría de las veces estas motivado por la determinación o por el impulso? ¿Eres conocido por ser una persona muy paciente? Ahora colócate en un ambiente laboral, supervisando a un equipo. ¿Como te ves a ti mismo aumentado la moral y sacando a relucir las mejores cualidades de cada miembro del equipo?

Una vez que sientas que tienen una idea acertada del tipo de personalidad que tienes, explora tus valores. Estos son lo que tu equipo estará viendo más de cerca para decidir si te siguen y confían en ti. Tal vez eres el tipo de líder que valora la lealtad por encima de todo lo demás.  Tal vez el coraje, la autenticidad, e integridad es lo que estás buscando cuando cuentas con un equipo para cumplir con tu visión.

Conocer tus propias debilidades es tan importante como conocer tus fortalezas. Si existen áreas en las que necesitas trabajar, como la empatía, el primer paso es el reconocimiento, luego podrás comenzar a trabajar en el auto mejoramiento. Esto, a su vez, muestra tu lado humano a tu equipo y muestra tu autenticidad. Las personas no seguirán a un líder al que no respetan, así que reconocer los errores y ser capaz de disculparte te puede llevar lejos. Muchas veces, la habilidad de delegar es un problema para los líderes. Algunos parece que no pueden hacerlo, mientras que otros lo hacen tanto que crean una cultura de resentimiento.

Hablando de reconocer a otros, una gran forma de aprender más acerca de ti mismo y ganar el respeto de tu equipo al mismo tiempo es pedir una retroalimentación. Esta puede ser una gran herramienta que no solo le da voz a tu equipo sin que proporciona una vía de comunicación bidireccional en un ambiente seguro en donde las personas se pueden sentir libres de expresar su opinión.